Lo que no sabíamos de Eva

En la historia de la creación, Dios hizo el cielo, la tierra, y todas las criaturas vivientes en seis días. Y en el séptimo día, Dios descansó.

¿Qué hay detrás de su elección de descansar el séptimo día, y por qué se llama «Sabbat»? Averigua lo que la Escritura hebrea revela sobre el séptimo día.


La formación del hombre


Cuando lees la Biblia en español, tanto Adán como Eva son «creados». Sin embargo, en el hebreo original hay una diferencia significativa. Cuando Adán es creado, se usa el verbo yatzar, יצר (Génesis 2:7). Significa «Él modeló», y es el mismo verbo que aplica para un alfarero que modela cuencos de arcilla. Por defecto, el verbo yatzar es la palabra para la creación divina, y aparece varias veces en los primeros capítulos del Génesis.


Mujer: obra maestra de la creación


Sin embargo, en el caso de la creación de Eva, se utiliza el verbo baná, בנה, que significa «Él construyó» (Génesis 2:22). Este es el único momento en la Biblia en el que «construir» significa «crear». ¿Por qué? El verbo baná, בנה, está relacionado con la palabra biná, בינה, que significa «inteligencia». ¿Acaso esto sugiere que Eva es inferior a Adán? ¡Al contrario! Desde el principio la mujer fue dotada de un sentido superior del conocimiento.


Conexión con el Mesías


La creación de Eva nos recuerda otro famoso pasaje bíblico que presenta la palabra biná. Escribiendo sobre el futuro Mesías, el profeta Isaías dice que un brote crecerá del tronco de Isaí: «Sobre él reposará el espíritu del Señor; el espíritu de sabiduría y de inteligencia (biná)» (Isa. 11:2).


Estudiar la verdad


Eva, al igual que el Mesías, comenzó como una rama, una extensión de algo grandioso. Dotada de sabiduría divina (biná), preparó el escenario para futuras generaciones de empoderamiento femenino. Son estos matices en el texto primario los que lo hacen tan interesante de entender.