Los hijos de Eva: Caín y Set


En Génesis 4, Caín, el primogénito de Adán y Eva, asesina a su hermano, Abel. Pero hacia el final de ese capítulo, Eva es madre de otro hijo. Lo llama Set «porque Dios me ha concedido otro hijo en lugar de Abel», dice ella. En hebreo, hay una diferencia oculta, extremadamente significativa, entre los nombres de los hermanos, Caín y Set, pero que se pierde por completo en la traducción. ¿Qué esconde esta diferencia?


¿Diferentes nombres o diferentes orígenes?


En hebreo, el nombre Caín, קַיִן (kayin), implica que algo es «adquirido». El nombre refiere a la acción de Eva: fue ella quien «adquirió» algo. Esperando que se cumpliera la promesa de Génesis 3, Eva pensó que tenía que hacer algo al respecto, creía que su responsabilidad era resolver la situación. Por eso nombró así a Caín: pensó que lo había «adquirido» de Dios para arreglar la situación.

Por el contrario, el nombre Set expresa una cosmovisión completamente diferente. En hebreo, Set, שֵׁת (shet), significa «proveído» o «provisto». Viene del verbo hebreo לָשִית, que significa «designar» o «proveer». Pon atención al detalle: en este caso, el nombre refiere a la acción de Dios, no a la de Eva. Esta diferencia es extremadamente significativa y muestra que, a esta altura, Eva ya sabía que solo podía ayudar la gracia de Dios, a pesar de sus esfuerzos.